Pese a recomendaciones, abarrotan puentes internacionales para cruzar a México, pero mexicanos no pueden hacer lo mismo y cruzar al valle, un problema serio a la economía local, dicen expertos.

Los residentes legales al igual que los ciudadanos estadounidenses están exentos de las nuevas medidas de restricciones de viajes transfronterizos en los puentes internacionales.

Sin embargo, especialistas recomiendan que estos residentes se abstengan en lo posible de hacer viajes no esenciales a la frontera de México porque pudieran incluso alcanzar una sanción.

A pesar de esto, este fin de semana se ha visto una sin número de autos con placas americanas que están cruzando hacia lado mexicano para realizar compras de alimentos y medicinas que no son consideradas como algo esencial.

Las restricciones transfronterizos se extendieron hasta el 22 de junio, pero expertos como Emilio Santos, catedrático y ex representante de productores en le Valle del Rio Grande, dice que el hecho de que los mexicanos no puedan cruzar al lado americano, está afectando a la economía de esta región que depende en gran parte de las compras de los mexicanos.

Vea la entrevista completa abajo.

Implementarán tecnología de reconocimiento facial en el puente de Brownsville

CBP implementará tecnología de reconocimiento facial biométrico en el puerto de entrada de Brownsville para asegurar y agilizar los viajes

BROWNSVILLE, Texas – Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. (CBP, por sus siglas en inglés) anunció la implementación, a partir del 24 de febrero, de tecnología biométrica de reconocimiento facial en los cruces fronterizos peatonales en Brownsville, Texas. Esta tecnología mejorará el proceso de verificación de identidad para la entrada legal a los Estados Unidos.

Cuando un viajero llegue a los carriles peatonales, se detendrá en el punto de inspección principal donde se tomará una foto. El oficial de CBP revisará el documento de viaje, examinando la foto que aparece en el pasaporte del viajero en el visado emitido por el gobierno. La nueva foto del viajero se comparará con la foto de su documento de viaje. El proceso de comparación facial solo toma unos segundos con una precisión de más del 97 por ciento.

Para los ciudadanos estadounidenses no es obligatorio el tomársele una foto. Los ciudadanos estadounidenses que deseen optar por no participar en el nuevo proceso biométrico pueden notificárselo a un oficial de CBP al acercarse al área de inspección primaria y solicitar una verificación manual de documentos.

CBP está comprometido con sus responsabilidades en asuntos de privacidad y ha tomado medidas para salvaguardar la privacidad de todos los viajeros. CBP ha empleado fuertes precauciones técnicas de seguridad y ha limitado la cantidad de información de identificación personal a utilizarse con este nuevo proceso biométrico. Las fotos de ciudadanos estadounidenses se eliminarán dentro de un periodo de 12 horas. Las fotos de ciudadanos extranjeros se almacenarán en un sistema seguro del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en ingles).

El reconocimiento facial biométrico robustece la identificación por parte de CBP de la entrada y la salida de viajeros, mejorando así su capacidad de asegurar la frontera e identificar a las personas de interés; fortaleciendo las capacidades de documentar y analizar a los viajeros que entran y salen de los Estados Unidos. Desde septiembre de 2018, CBP ha utilizado el reconocimiento facial biométrico para interceptar a más de 250 impostores que intentaron cruzar la frontera sudoeste utilizando el documento de viaje de otra persona.

CBP también ha implementado la tecnología de comparación facial biométrica en el puerto de entrada de Progresso, Texas y otros nueve lugares en la frontera suroeste. La implementación de esta tecnología es un resultado directo de las recomendaciones de la Comisión del 11 de septiembre y aborda los mandatos del Congreso para registrar biométricamente la entrada y salida de ciudadanos no estadounidenses.